En la imagen, última sesión del curso, desarrollada hoy en el centro municipal “Felicidad Sánchez”.
TALLER DE FORMACIÓN

Finaliza el curso para personas que cuidan en casa a pacientes con demencia

El miembro de la familia convertido en cuidador no profesional “debe pedir ayuda con descaro” a sus allegados para evitar el desgaste y caer en el síndrome del enfermero quemado
14/12/2021
Por Jorge Verdú

La Concejalía de Acción Social del Ayuntamiento y la Asociación Alzheimer Alicante -AFA Alicante – han clausurado hoy el primer curso de formación para cuidadores y cuidadoras no profesionales de personas con demencia.

La colaboración entre las dos entidades ha permitido impartir enseñanzas y ejercicios prácticos a una quincena de personas – en su mayoría mujeres – para que puedan desempeñar mejor sus cometidos sin caer en la angustia o en lesiones por esfuerzos inadecuados a la hora de evitar caídas del paciente o al proceder a moverlo.

Entre las reivindicaciones que se pondrán sobre la mesa a la hora de sacar conclusiones de este taller pionero está el tratar de extender el curso para ser impartido en varios centros sociales municipales con el objetivo de adiestrar a más personas. El problema de familiares que, sin mayor experiencia, se ocupan de cuidar a padres, maridos o hijos dependientes y aquejados de enfermedades neurodegenerativas es común entre nosotros.

“Cuidar a un enfermo con demencia no equivale a superar una carrera de cien metros. Estamos ante una maratón que se prolonga varios años”, han explicado al alumnado en la última clase las monitoras al frente de la misma y la presidenta de AFA, Mari Luz Rodríguez.

El centro social comunitario “Felicidad Sánchez”, que gestiona la Concejalía de Acción Social en la zona de Babel, ha albergado hoy la sesión de cierre de este curso que ha prolongado sus clases desde mediados de noviembre. Con dos monitoras por clase, el taller ha formado a la quincena de alumnos y alumnas en temas de Enfermería, Fisioterapia, Psicología y Terapia ocupacional.

APRENDER A MOVER A LOS PACIENTES

En las sesiones se ha proporcionado también habilidades para mover a los pacientes de la mejor forma posible con el fin de que el enfermo no padezca y, además, el cuidador no se lesione.

 Adecuar la casa a la nueva situación, especialmente el dormitorio del paciente y el aseo, ha sido otra de las necesidades que requiere el entorno de la persona dependiente por problemas cerebrales. Se han impartido recomendaciones de cómo organizar dichos espacios para facilitar su movilidad, evitando decoraciones recargadas que llegan a abrumar y bloquear al paciente. “Las casas se deben transformar en espacios amigables, minimalistas, con pocas cosas, apunta la presidenta de AFA.

En el taller se ha hecho hincapié en que las personas cuidadoras deben de estar al corriente de las técnicas de movilización y traslado, a fin de proporcionar al dependiente la comodidad, la seguridad y la atención necesarias para el desarrollo de sus rutinas.

El curso ha servido para ilustrar a alumnos y alumnas sobre aspectos ligados a las demencias, recomendando que ante determinados detalles de algún familiar mayor no achaquen los síntomas a que es un poco despistado o distraído.

La visita al médico de atención primaria, que derivará al neurólogo si intuye en el paciente algún problema serio, es una buena recomendación, en lugar de dejar pasar el tiempo pensando que todo volverá a la normalidad.

Publicidad

El Tiempo

Twitter

Facebook