Imagen del Pleno del Ayuntamiento de Alicante.
RECLAMACIÓN

Declaración institucional contra la imposición del valenciano

El equipo de gobierno exige a la Comunidad Valenciana y al Gobierno de España “que combatan de manera firme los casos de intento de adoctrinamiento en las aulas, reforzando la Alta Inspección Educativa”
El 67% de los centros educativos de la Comunidad enseñan menos del 30% de las clases de Infantil en castellano
13/12/2021
Por Andrés Estañ

El equipo de gobierno del Ayuntamiento de Alicante ha presentado la aprobación en el Pleno de diciembre de una declaración institucional en la que instan al conseller Vicent Marzà y al Consell de Ximo Puig a que abandonen sus proyectos de implantación del modelo catalán de inmersión lingüística en la Comunidad Valenciana.

Están a favor de que se siga promocionando el valenciano, pero no desde la imposición y el dogma, sino desde el respecto y la libertad de decisión.

En la declaración se pide al Pleno del Ayuntamiento de Alicante que “inste al Gobierno de la Comunidad Valenciana y al Gobierno de España a desarrollar las acciones necesarias en el ámbito educativo para defender la educación integral de todos los alumnos en las dos lenguas oficiales de la Comunidad Valenciana”.

COMBATIR EL ADOCTRINAMIENTO

Al mismo tiempo se reclama al Consell y al Gobierno de España que “retiren o impidan cualquier tipo de subvención o dotación de recursos públicos a entidades de marcado carácter partidista, cuyos objetivos son contribuir al señalamiento de los ciudadanos, incluidos los escolares y estudiantes, en función de la lengua que utilizan”.

De la misma forma, exigen al Gobierno de la Comunidad Valenciana y al Gobierno de España a “que combatan de manera firme los casos de intento de adoctrinamiento en las aulas, reforzando la Alta Inspección Educativa”.

Así como que “se comprometan al cumplimiento de nuestra Constitución, especialmente, en la defensa de todos los ciudadanos y de sus derechos lingüísticos, para proteger y fomentar los contemplados en el artículo 3 de la Constitución Española”.

Las portavoces de ambos grupos municipales, Mari Carmen de España y Mari Carmen Sánchez afirman en el documento que “en los últimos años estamos viviendo un cambio peligroso en la Comunidad Valenciana”.

“Desde que llegó a la Conselleria de Educación Vicent Marzà, ha quedado patente su intención y constante voluntad de imponer el valenciano a costa de todo y frente a todo, sin respetar la diversidad lingüística de la Comunidad y el predominio castellanohablante”.

MODELO CATALÁN

El equipo de gobierno municipal denuncia que desde la Generalitat Valenciana se está imitando el perjudicial modelo catalán de imposición de la lengua, llegando hasta el punto de que actualmente dos de cada tres colegios públicos imparten menos del 30% de clases en castellano, tras analizarse en un estudio nada menos que 1.680 centros de la Comunidad.

“La imposición lingüística en la escuela valenciana camina hacia la inmersión a la catalana, buscando excluir progresivamente el castellano de las aulas, sobre todo, a edades muy tempranas”, afirman las portavoces. De hecho, en el ciclo de Infantil, el porcentaje global en la Comunidad Valenciana se eleva al 67% de centros que enseñan menos de ese 30% en castellano.

“En la Comunidad Valenciana, el español es la lengua mayoritaria de los ciudadanos, sin embargo, desde la Generalitat se empeñan en erradicarla en los colegios de Infantil y Primaria"

"Cómo no puede ser de otro modo, estamos muy preocupados por la deriva de la dañina política lingüística que se está viviendo en la Comunidad Valenciana. Sabemos que el objetivo es igualarla a la catalana y desde el Ayuntamiento de Alicante no podemos cerrar los ojos y pasarlo por alto”, subrayan De España y Sánchez.

En la declaración institucional se cita la reciente sentencia del Tribunal Supremo, que, coincidiendo con el TSJ de la Comunidad Valenciana, ha anulado parte del decreto que regula el funcionamiento de la “policía lingüística” creada por la Generalitat Valenciana.

También ha desestimando el recurso de la Generalitat contra la sentencia que declaró nulos 12 artículos del decreto que regula el funcionamiento de la Oficina de Derechos Lingüísticos del Consell por considerar que no atienden a la legalidad y generan indefensión ante los denunciados.

“Este hecho es otra estocada al proyecto autoritario que quieren llevar a cabo el tripartito que lidera Ximo Puig junto con Compromís y Unides Podemos. Otro ejemplo es que el partido nacionalista valenciano pide por su lado que se obligue por ley a los comercios a atender en valenciano, algo que consideramos totalmente impermisible” señalan las firmantes.

Publicidad

El Tiempo

Twitter

Facebook