CELEBRACIÓN POPULAR

La Virgen del Remedio procesiona tres años después por las calles de Alicante

El alcalde Luis Barcala explica que “tanto en el interior de la Concatedral como durante el recorrido se ha evidenciado que había ganas de rendir culto y devoción a la Virgen"
La entrada de la Patrona a la Concatedral de San Nicolás es saludada al órgano, por Luis Egío, con la interpretación de "Salve, Madre"
06/08/2022
Por Alacanti TV

La Virgen del Remedio ha vuelto a procesionar este viernes por las calles de Alicante después de un paréntesis de tres años debido a la pandemia. Lo ha hecho con la saya y el manto de su Coronación Pontificia del 22 de noviembre de 1998, en el estadio “José Rico Pérez”.

La saya es de tisú de plata bordada en hilo de oro. La diseñó José Espadero y fue bordada por las integrantes de la Real Archicofradía de la Virgen del Remedio.

En el caso del manto, de color azul aguamarina, es de terciopelo de algodón y seda, también bordado en oro. En él se aprecian flores de lis. El encaje que lo bordea es de hilo de oro y está hecho a bolillo.

El alcalde Luis Barcala ha significado en el claustro de la Concatedral, a la conclusión de la Procesión, que "tanto en el interior del templo como durante el recorrido se ha evidenciado que había ganas de rendir culto y devoción a la Virgen".

Ha reseñado la "solemnidad" de la ceremonia religiosa y las "muestras de cariño" hacia la Patrona "en una tradición de cientos de años". El primer edil ha estado acompañado por el concejal de Fiestas, Manuel Jiménez, e integrantes de la Corporación Municipal.

Los actos conmemorativos del día de la Patrona comenzaron al mediodía con el volteo de campanas y el disparo de las 21 Salvas de Ordenanza desde el castillo de Santa Bárbara. A partir de ahí han continuado con la Santa Misa que, desde las 19 horas, ha presidido el oriolano Francisco Cases, obispo emérito de Canarias, en la Concatedral de San Nicolás.

La Procesión ha discurrido por la calle Labradores, Primo de Rivera, Rambla de Méndez Núñez, calles Mayor y Muñoz, y Plaza del Abad Penalva, donde ha concluido. Al paso de la comitiva por la Rambla, a la altura de la Casa de la Festa "Manuel Ricarte", ha sido el coro "Veus de L´Alba", de la Concatedral, quien ha cantado a la Virgen. 

La salida y el regreso de la imagen a la Concatedral ha sido saludada con el lanzamiento de miles de pétalos de rosas y la interpretación del Himno Nacional, a cargo de la Banda Sinfónica Municipal, dirigida por José Vicente Díaz Alcaina.

Ha abierto su repertorio para la Procesión con "La Pilarica", original de Jaime Teixidó. Le han seguido, entre otras piezas, la "Salve a la Virgen del Remedio", de Bernabé Sanchís, o "Cordero de Dios", de Ricardo Dorado. Al llegar al templo se ha escuchado la interpretación al órgano, por parte de Luis Egío, de la composición "Salve, Madre".

Salida de la Virgen del Remedio de la Concatedral.

El lanzamiento de pétalos de rosas también se ha producido en otros puntos del recorrido como en las calles Labradores, Mayor y Muñoz. 

El cortejo lo ha abierto la colla de dolçaina i tabalet "El Embolic", tocando "Amadeo El Dolçainer" y la ha cerrado la Banda Sinfónica Municipal. La imagen de la Virgen del Remedio, portada por cerca de 40 costaleros, ha sido escoltada por agentes de la Policía Local con uniforme de Gran Gala.

A la procesión han acudido, entre otros, representantes de la Federación de les Fogueres de Sant Joan, Federación de Asociaciones Festivas en Barrios y Partidas de Alicante (FAFBA), Federación de Moros y Cristianos de Alicante (FMYCA), Junta Mayor de Cofradías y Hermandades de Semana Santa, Cofradía de San Nicolás de Bari, Casas Regionales y del Cabildo.

La Virgen del Remedio es Alcaldesa Honoraria y Perpetua de Alicante desde el 31 de octubre de 1950 cuando el Ayuntamiento de Alicante, presidido por Francisco Alberola, le concedió ese título. Desde entonces porta el Bastón de Mando Municipal con la que procesiona y con el que se la puede ver en el Altar Mayor de la Concatedral.

La Coronación Pontificia de la Patrona se celebró ante unas 40.000 personas. Fue el obispo de Orihuela-Alicante, Victorio Oliver, quien protagonizó ese histórico momento.

Publicidad

El Tiempo

Twitter

Facebook