Imagen del Pleno Municipal del Ayuntamiento de Alicante.
NORMATIVA

Alicante aprueba la primera Ordenanza de Fiestas de toda la Comunidad Valenciana

El Pleno Municipal ha aprobado la nueva iniciativa por unanimidad, 27 votos favorables
El texto permite, según el edil Manuel Jiménez, " regular las celebraciones festeras en la vía pública y la convivencia con la ciudadanía"
22/12/2021
Por Aitor Varó

El Pleno del Ayuntamiento de Alicante ha aprobado este miércoles de manera definitiva, sin ningún voto en contra, la Ordenanza de Fiestas.

Los 27 votos favorables se han conseguido después de la resolución a las alegaciones presentadas por las comisiones de las hogueras Benito Pérez Galdós, Polígono San Blas, Parque-Plaza Galicia, la Federació de Fogueres, la barraca Jardins i Foc y la Asociación de Vecinos del Centro Tradicional. Esta es la primera Ordenanza de Fiestas aprobada en una ciudad de la Comunidad Valenciana.

El concejal de Fiestas, Manuel Jiménez, ha señalado que “apoyar esta Ordenanza, elaborada gracias a las aportaciones de las diferentes entidades festeras, significa avalar al conjunto de las fiestas de Alicante".

"Esta Ordenanza, ahora convertida en realidad, era una reivindicación de los festeros por necesaria”. Ha seguido explicando que “pretende regular las celebraciones y actividades festeras en la vía pública, y permite la convivencia con la ciudadanía”.

SERÁN 85 PUNTOS

La Ordenanza de Fiestas consta de 85 artículos distribuidos en seis Títulos. El primero define el objeto y la aplicación de la norma, su ámbito de aplicación, y la conciliación con los derechos vecinales. En este punto regula tanto los horarios como los límites de ruido.

La norma fue inicialmente aprobada en el Pleno del pasado 27 de julio. Antes se realizó una consulta previa y se consensuaron el conjunto de las enmiendas, planteando textos alternativos. Muchas de ellas fueron admitidas parcialmente.

Para Jiménez, “era necesaria para armonizar la responsabilidad que asume el Ayuntamiento de contribuir al impulso, promoción y reconocimiento de las fiestas populares con la obligación de velar por su desarrollo atendiendo a la seguridad general, la convivencia vecinal y el respeto al entorno para garantizar la realización racional de los actos".

"Esto contribuirá a afianzar las fiestas como un factor determinante para el crecimiento cultural, la cohesión social y la riqueza económica de la ciudad”, ha concluido el edil.

Publicidad

El Tiempo

Twitter

Facebook